Navaratri – las nueve noches de la Diosa

Este fin de semana comienza la celebración de Navaratri (literalmente Nueve Noches). En esos días, y sus noches, se celebra la victoria de la diosa Durga sobre el demonio Mahisa; la victoria de la luz sobre la oscuridad; el poder de Durga de transformar nuestras vidas disolviendo todo lo que no nos sirve. Cada uno de esos nueve días se dedica a honrar una de las formas en las que Durga aparece, cada una de las formas en que el poder de lo femenino se manifiesta. Mahisa era un terrible demonio que amenazaba con destruir todos los mundos. En la Mitología Hindú, se considera que existe un equilibrio de poder entre los Devas (literalmente luz o luminoso)  y los Asuras (los demonios). Los Devas son los Dioses y representan las partes brillantes de nosotros mismos que están en alineamiento con la energía Universal: nuestra generosidad, nuestra compasión, nuestra fuerza de voluntad... Son los momentos en que actuamos guiados desde el corazón y siguiendo nuestras motivaciones más elevadas. Los asuras son seres que han ganado gran poder a través de sus prácticas yógicas pero que utilizan ese poder de una forma egoísta. Podemos fácilmente sentir ese poder asúrico en el mundo con sólo abrir el periódico y leer un par de noticias. Pero tambien en nuestras acciones o pensamientos cuando aparecen el rencor, la envidia, la codicia,... En la visión Tántrica de la Mitología nosotros somos todos los personajes de la historia y esa búsqueda ideal de equilibiro entre Devas y Asuras es la busqueda de equilibrio entre las distintas partes de nuestro ser. Es el yoga. Pero vamos con la historia..... con una versión breve de esta historia. Mahisa había recido un don de Brahma por sus intensas prácticas ascéticas  por el cual ningun hombre o Dios podia matarle. Olvidó totalmente el poder de lo femenino... Gran error!! Con todo el poder adquirido a través de esas prácticas, se dedicó a aterrorizar y conquistar todos los mundos, incluso el de los Dioses.  Ante la terrible amenaza de Mahisa, los tres Dioses principales, Brahmma, Vishnu y Shiva se reúnen para buscar una solución.  Concentran sus poderosas energías en forma de un haz de luz deslumbrante y de esa luz llameante nace la diosa Durga. Todos los Dioses le ofrecen como regalo sus armas más poderosas (y es por eso que Durga tiene tantos brazos... desde ocho hasta mil!!) KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERALa Diosa, feroz y  deslumbrantemente hermosa  a la vez,  se aparece en los jardines del palacio de Mahisa. Despues de unos cambios de impresiones comienza la batalla con Mahisa. Mahisa normalmente toma la forma de un búfalo o un toro, significando las formas insistentes y obstinadas en que nuestros desalineamientos y nuestras tendencias inconscientes aparecen en nuestras vidas. Tambien se le conoce por tener la habilidad de cambiar de forma. (¿Te resuena cómo esas tendencias que parecen ya disueltas, ya parte del pasado aparecen de una forma nueva? )  Durga lleva en sus múltiples brazos todas sus armas.  Durante la batalla, a medida que Mahisa va tomando distintas formas, ella va utilizando el arma apropiada para enfrentarse a él. Porque Durga está interesada en el cambio que ocurre desde el interior. En enseñarnos cuales son nuestros recursos para afrontar las distintas situaciones en nuestra vida mientras los retos van cambiando de forma. Esta es una historia con final feliz. Durga aniquila al demonio Mahisa despues de una ardua batalla cortando su cabeza con la espada que representa la luz del conocimiento que vence a la oscuridad. Todos los Dioses corren hacia ella y se postran a sus pies, reconociéndola como la Maha Devi (la Gran Diosa).  ¨Devi, has terminado con nuestro tormento. ... Eres nuestra madre, nuestra protectora... Por favor, escúchanos y protégenos siempre que estemos en peligro¨ Esa es la plegaria de Navaratri.  Y ese es el poder activo de lo femenino, representado en Durga, que nos lleva a través de profundas transformaciones, que nos guía en los momentos de la vida en que los retos parecen insuperables. Durga es la parte de nuestro ser que no se achica ante las injusticias, que no tiene miedo de decir la verdad, de defender una causa justa o de soltar aquello que nos hace daño, que no nos ayuda, por muy fuerte que sea el apego que sentimos hacia ello. Durga infunde con la energía del guerrero a la vez que brinda la protección y el apoyo incondicional de una madre. En estos días de Navaratri que comienza el  5 de octubre, pide su ayuda. Invócala con su mantra OM DUM DURGA JAY NAMAH, contempla cuales son tus asuras en este momento de tu vida y ofréceselos. Permítete sentir como su fuerza y sus recursos son los tuyos.