No siempre me han gustado las Navidades. Y no es que supiera dar una razón para ello.  Mi familia siempre ha estado muy unida, así que no me importaba (todo lo contrario!!) pasar esos días de reunión. Estaba más relacionado con una falta de significado después de haber renegado de mi origen católico. Como yogi (y sobre todo como Scorpio) me es difícil participar en algo que no tenga un significado para mí. Han sido la conexión con los ritmos de la Naturaleza y el poder del ritual los que han traído pleno significado a estas Fiestas que ahora celebro como la más entusiasta. El día 22 de diciembre a las 5:59 de la mañana el Sol alcanza su punto más distante de la Tierra en todo el año. Es el Solsticio de Invierno. El día más corto. La noche más oscura y más larga. Unos días en los que el Sol parece pararse en el cielo, suspendido (Sol- sticio) en su punto de inflexión antes de iniciar un nuevo ciclo. Nuestros ancestros siempre lo celebraron con grandes fuegos que auguraban el retorno de la luz, de los días más largos, del calor. La Iglesia tomó esta celebración como suya propia para celebrar también la venida de la luz, en la forma de Jesucristo,

En nuestra vida moderna, sobre todo en las ciudades, se ha perdido la conexión con los ritmos naturales. Esa sincronización, para todos pero en especial para las mujeres, es esencial. Trae salud, vitalidad, significado y propósito. En la rueda del año, en el hemisferio Norte, la parte más oscura es el periodo entre la festividad celta de Samhaim (Todos los Santos) y Yule (Solsticio de Invierno). Este periodo es un tiempo de reflexión, un tiempo para bucear hacia adentro, inspirado por la profundidad de Scorpio y la curiosidad de Sagitario. Te sumerges en el inframundo hasta que en el día del Solsticio, la luz comienza de nuevo a brillar. Y esto es algo que no depende de ti, ni de lo que creas o no. El Sol volverá con más fuerza, apareciendo en un signo de Tierra, Capricornio, más manifestador.

Este viaje interior aparece repetitivamente en la Mitología.  En el mito de Perséfone, la hermosa e inocente doncella es raptada por Hades, el Dios del Inframundo. Allí será iniciada transformándose en la reina soberana que ha experimentado la oscuridad, que ha probado los frutos de la sensualidad y la sexualidad, y que se ha enfrentado a la muerte (el soltar el ego a favor de una consciencia más elevada). Tras ese proceso sale renovada como Reina de la Luz y la Oscuridad. Perséfone hace su viaje al inframundo. El Sol hace su viaje hacia la oscuridad. Y nosotros lo hacemos también.

Tanto si estás pasando por momentos difíciles en tu vida y necesitas reflexionar, como si es un periodo tranquilo,  permítete unos momentos para disfrutar de tu silencio interior, para bañarte en la energía luminosa del Ser. Para recibir esa pausa que es el Soslticio y ser consciente de cómo quieres aparecer en tu vida desde este momento. ¿Qué partes de tu vida necesitan de una limpieza radical? ¿Cuáles están listas para soltar y quemar en el fuego ritual de este Solsticio? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Cuáles los dones que compartir? ¿Cuáles son las nuevas aptitudes que quieres cultivar? Deja que la sabiduría adquirida en la oscuridad es el abono que fertiliza tus sueños y proyectos.

 

Algunas ideas para estos días

  • Camina en la naturaleza en la noche más oscura y más larga del año.
  • O madruga para ver el primer amanecer con el Sol decidido a retornar y a brillar con más fuerza
  • Crea un altar con adornos que simbolicen el invierno: ramas de árboles de hoja perenne como el acebo, piñas caídas, frutos de invierno como la granada, estrellas o velas que simbolizan luz….
  • Toma un momento para reflexionar sobre el año que termina: expresa gatitud por los regalos pero también por los retos. Sé honesto contigo mismo: ¿Cómo enfrentaste esos retos? ¿Tu comportamiento trajo alguna transformación? Celebra algo por lo que estés orgulloso de ti mismo. Siente compasión por tus errores: un nuevo año comienza para seguir creciendo y aprendiendo.
  • Visualiza el próximo año. Crea alguna intención significativa. Puede crear una intención general o también crear pequeñas intenciones. Sé entusiasta y a la vez realista.
  • Regálate tiempo y espacio para sentir la luz del amor y para compartirla. Puedes utilizar mi regalo de Navidad al  al final de esta página

Un regalo de Navidad

Una práctica cuya finalidad es experimentar la compasión

Tienes el audio más abajo... Disfrútalo!!!

Meditación Tonglen

Respirar. Tomar energía y devolverla, compartirla.

En la práctica más tradicional, inhalas el dolor de otros hacia tu corazón y exhalas tu felicidad hacia los demás.

La idea es experimentar que nuestra felicidad y sufrimiento no están separados del de los demás. Quizá pienses que esto es un poco abrumador ya que muchas veces no somos capaces de gestionar nuestro propio sufrimiento ni experimentar nuestra felicidad.

El secreto será conectar con el espacio de amor Universal

Te atreves a intentarlo?