Hace días que este blog ocupa mis pensamientos y no es extraño que se manifieste en estos días dedicados a la Diosa celta Brigid, la encarnación de la Triple Diosa.  

 

Si me conoces un poco, ya sabes que soy una gran reivindicadora del poder de lo femenino en las distintas etapas de la vida de una mujer. Y en especial, simplemente por lo olvidado e ignorado, del poder de la mujer en la menopausia.

 

Recuerdo hace muchos años, en un retiro en Costa Rica dedicado a las historias mitológicas de las heroínas, escuchar a mi maestro Douglas Brooks la expresión

 

SIGUE LA SANGRE…

 

Alquimia Curso yoga para la mujer online

 

 

 

La sangre es símbolo de la vida, de la fuerza vital. 

En los mitos, es la señal que nos guía en el camino de lo femenino.

Su dirección marca los distintos estados en el ciclo vital de lo femenino,  reflejados en tres formas de la Diosa

 

La primera es Kumari, la princesa. 

La sangre aún no fluye. 

Es el umbral entre niña y mujer, antes de la menarquia.  Se caracteriza por la plena potencialidad.  Por la inexperiencia y la falta de sabiduría. Por la inocencia. 

 

La segunda es Sumangali, la que es totalmente auspiciosa. La sangre fluye desde el interior

La mujer fértil, capaz de concebir. Es la madre. En India se traduce como la mujer felizmente casada. Ya sabes. Cosas del patriarcado.  La energía sexual se enaltece y la energía de lo femenino, como la  madre, alimenta a los demás. La corriente es hacia afuera.  

 

La tercera es Jyestha, la mujer sabia, la anciana. 

La sangre vuelve hacia adentro.

En ocasiones se habla de ella como la antítesis de Laksmi, diosa de la abundancia y la belleza. Pero, de nuevo, eso es lo que pasa cuando permanecemos en la superficie. Curiosamente, en la tradición esotérica del Tantra, Jyestha es el nombre de la poderosa corriente que nos lleva hacia el interior, hacia el Ser, hacia la experiencia de Consciencia (Cit) y Dicha (Ananda). 

¿Qué hay más bello y abundante que esa experiencia?

En esta fase, la energía de la vida nutre a la mujer en su interior y te llena de poder.

No insinuó que esta sea la mejor fase de la vida.  

Pero te aseguro que no es la peor.

Cada fase puede ser plena en su expresión.

Nuestra sociedad sólo valora las cualidades de la juventud y hace de menos, de forma muy explícita, el poder de la madurez. Sobre todo si eres mujer, ya que la femineidad se asocia de una forma tan estrecha con el aspecto físico. Sólo escuchar la palabra anciana hace que broten todas las sombras relativas al proceso del envejecimiento, sin pararnos a pensar que hay regalos que sólo trae la edad… y sinó que se lo digan a los vinos.

Por nuestra propia salud mental y nuestra felicidad como mujeres, pero también para crear una sociedad que respete y valore los ciclos naturales, es nuestro deber reclamar el poder y la belleza que existen en cada uno de estas fases.  

Siguiendo el camino de la sangre…

¿En qué momento las cualidades de Kumari o Sumangali se impusieron de forma tan radical a la sabiduría de Jyestha?

Es una importante reflexión para todos, pero especialmente para nosotras, no sólo como mujeres sinó como yoginis. El movimiento de la sangre hacia dentro es, sin duda, un camino más directo, sin tantas interferencias, hacia la fuente, hacia lo Divino.

Si te interesan estos temas, si quieres trabajar tu femineidad trayendo una perspectiva más elevada, si estás en el medio de esta transición tan importante o ya la intuyes …

 

…hay 1008 razones para que eches un vistazo a la información sobre este curso, hecho con todo mi amor por lo femenino. 

 

Curso de yoga para la mujer y menopausia. Alquimia con Susana García Blanco

 

Comenzamos el 11 de febrero.

Te prometo que tu vida como mujer cambiará… a mejor

NAMASTE

 

 

Pin It on Pinterest